Pastores de la iglesia cristiana Movimiento Misionero Mundial –MMM, denuncian que los líderes de este grupo religioso “los obligan a entregar los templos que han construido gracias a la comunidad”. Según publicó el portal web Pulzo, bajo el titular: "Así funciona el negocio de la iglesia cristiana Movimiento Misionero Mundial con templos", actualmente hay 300 personas a cargo de capillas en Colombia que se declararon en desobediencia para protestar por lo que está sucediendo, contó Testigo Directo. El portal informativo señala que el pastor José Antonio Ruedas es líder de la iglesia del MMM en Soacha avaluada en 700 millones de pesos y ahora está peleando con sus líderes para que no se la quiten. Pasó lo mismo con Jesús Narváez, pero él se convirtió en el primero en ganarle la disputa al Movimiento Misionero Mundial cuando un juzgado le dio la razón y dejó bajo su poder la propiedad, indicó el programa. En total son 10 pastores en Bogotá los que, a través de demandas, intentan pelear con la iglesia, esa que un día les abrió las puertas para que predicaran en nombre de Dios pero que ahora califican como una secta, por todas las irregularidades e injusticias que cometen. Edgardo Ibáñez, abogado de los pastores, explicó a Testigo Directo lo que sucede: “El concilio, los líderes o la junta tratan de obligar al pastor a que transfiera el dominio a nombre de la iglesia… Como no logran obligarlo, entonces lo expulsan”. Ellos tienen los documentos que demuestran que los seguidores de la comunidad y los mismos pastores dan diezmo, ofrendas y hasta venden sus pertenecías para poder comprar los terrenos donde luego se construyen los templos. Bogotá no es la única ciudad con este problema, aseguró el programa. En Medellín, Bucaramanga, Villavicencio y Tunja también hay pastores inconformes. De hecho, en Venezuela y Perú ya han denunciado este caso. [embed]https://youtu.be/lZyB2QJ1n3s[/embed]